LA PRISIÓN PERMANENTE REVISABLE, LA CADENA PERPETUA DEL PP

LA PRISIÓN PERMANENTE REVISABLE, LA CADENA PERPETUA DEL PP

¿Por qué huye el PP de la denominación 'cadena perpetua'? porque va contra los derechos humanos. Sólo algunos países mantienen esa pena, después de que se haya ido aboliendo en la mayor parte de las sociedades democráticas. En España existió la cadena perpetua en el siglo XIX, adonde nos quiere llevar nuevamente el PP.

La cadena perpetua, como la prisión permanente revisable, también preveía la posibilidad de que el reo alcanzara la libertad. En el régimen de la cadena perpetua hay muchas variables, en función del país en que esa pena haya estado vigente.

 1. EL ENGAÑO DEL PP SOBRE LA PRISIÓN PERMANENTE

El panfleto del PP de Valencina afirma que no es lo mismo la prisión permanente que la cadena perpetua. Si quitamos en adjetivo “revisable” veremos que “permanente” y “perpetua” son sinónimos realmente. Son lo mismo. Y cuando le unimos “revisable” no nos referimos a que se vaya a revisar efectivamente, sino que podría revisarse. En esto tampoco hay diferencia real con la cadena perpetua.

Sostener la prisión permanente cuando la mayoría democrática en el Congreso, quiere derogarla, no es más que la necesidad del PP de mantener una parte de un electorado al que tiene convencido de que esa pena es la que evitará la comisión de los delitos más graves, de los asesinatos. El PP no quiere renunciar a su programa electoral y mal acepta la mayoría democrática cuando ésta no comparte sus políticas.

2. EL ENGAÑO DEL PP SOBRE LO ACONTECIDO EN EL PLENO DE VALENCINA

En este caso no sólo se falta a la verdad, se pretende engañar a la Ciudadanía. Además se falta al respeto a las normas, esas que el PP dice que se han de cumplir en otros sitios. 

Una propuesta de un Grupo político al Pleno, cuando el asunto no consta en el Orden del Día, requiere que el Pleno valore, inicialmente, si dicha propuesta es de urgente consideración. El PP pervierte la normativa plenaria y quiere imponerse por razón de la fuerza, más que por la fuerza de la razón.

Si todos los miembros del Pleno deciden que la propuesta no es urgente, el concejal del PP debe respetarlo y, por tanto, desistir de continuar forzando que se considere su propuesta. Debe aceptar la voluntad mayoritaria. Pero el concejal del PP no la aceptó y sigue sin aceptarla. Y no se le permitió la lectura y defensa de la propuesta de la prisión permanente, porque no tenía derecho a ello y violentó el desarrollo del Pleno. Y en el Pleno debe haber orden y respeto por las normas y si alguien falta al respeto no se le debe consentir. Eso es lo que pasó en el Pleno, no lo que quiere transmitir el PP.

Hay muchísimas razones para justificar la decisión de 12 de 13 concejales. Una de ellas es, por ejemplo, que el Pleno no tiene competencia respecto del Código Penal. Otra, que la posición de las fuerzas políticas del Congreso, que son las competentes para legislar, está clara y no debe verse violentada por mociones que se aprueben en ayuntamientos o comunidades autónomas.

En un país libre como el nuestro, el PP puede dirigirse a la Ciudadanía para expresar sus motivos de mantenimiento de la prisión permanente. Es lo que pretende el PP de Valencina el jueves 1 de febrero. Pero si recoge firmas de apoyo, éstas tienen el mismo valor que la moción que pudiera aprobar el Pleno: valor cero. El PP de Valencina debe buscar el apoyo de la Ciudadanía cuando haya elecciones municipales, como lo han de buscar los demás partidos políticos, pero no para imponer nada, antidemocráticamente, a la mayoría del Pleno.

Otra cosa sería que el PP de Valencina enviara las firmas que pudiera recoger al Congreso, para que allí se tuviera en cuenta la posición, no ya del PP, sino de los ciudadanos y ciudadanas firmantes, respecto de la prisión permanente. Para ello tiene mecanismos y puede comunicarse con el Grupo político del PP en el Congreso.

Hasta Ciudadanos, partido que disputa la derecha al PP, se ha mostrado en desacuerdo con la prisión permanente. En el Congreso se ha abstenido, pero ha declarado su desacuerdo con esa pena.

3. REACCIONES A GOLPE DE MODIFICACIONES DEL CÓDIGO PENAL

El PP no puede acusar a ninguna fuerza política de apoyar a los criminales. El PSOE, como Unidos Podemos, Ciudadanos, etc., se han manifestado a favor de las víctimas de toda clase de delitos. Y repugnan más los delitos cuanto más indefensas son las víctimas.

Las penas deben ser preventivas. Deben disuadir de la comisión de los delitos. Una vez que se cometen, se imponen. Pero que la prisión sea permanente, o perpetua, no disuade más al delincuente que 30 o más años de prisión.

Los crímenes más recientes o graves, como los asesinatos de niñas o niños, exigen la actuación de la Justicia, de forma implacable. Pero las leyes deben ser algo perdurable, no se ha de hacer política con reacciones como la modificación del Código Penal. Si hay que endurecer una pena, se hace, pero no porque se haya cometido un delito concreto, sino para tratar de evitar, incluso castigar, los delitos, con carácter previo a que éstos se cometan.

La sociedad reclama Justicia, no venganza. Aunque es difícil ubicar la línea que pudiera dividirlas.

 


¡Síguenos!
  • En redes sociales
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube
Recibe nuestro
Boletín electrónico
Suscríbete a nuestro boletín
 
Únete a nosotros
 
Afíliate al PSOE
Únete a nosotros
<
>
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30
 
  • 06|12|2018
    -

    Día de la Constitución Española

     
  • 08|12|2018
    -

    Día de la Inmaculada